La Tendinitis y sus Conflictos Emocionales

3ª Etapa (Movimiento/valoración). La tendinitis es la inflamación o la irritación de un tendón, las cuerdas fibrosas que unen el músculo al hueso. Puede tratarse de una rotura, y llegar a causar la degeneración del tendón. Este trastorno causa dolor y sensibilidad justo afuera de la articulación.

En los tendones el conflicto siempre será en el «presente».
En los ligamentos el conflicto está en el «futuro», debemos buscar en nuestras «preocupaciones».
En la cápsula articular el conflicto es de «protección».
En las articulaciones siempre será un conflicto de «desprotección».
En los músculos siempre será un conflicto de «impotencia».

¿Qué conflicto emocional estoy viviendo?

Si yo presento una tendinitis, significa que estoy viviendo un conflicto de desvalorización. Si me impiden actuar pongo fuego = inflamación. Unión entre dos partes, dos valores, o bien hacia un proyecto.

Estoy viviendo una situación en la que yo «pienso y siento» que «no lo haré bien». Es una sensación de no poder lograr algo por más que yo me esfuerce. Es una sensación de sentirme sólo y sin apoyo para lograr algo.

Resentir: “Haga lo que haga no lo conseguiré». «Necesito algo a lo que agarrarme».

Tendones Laxos:

«Me derrumbo, no puedo más». «Estoy hundido, no puedo seguir adelante».

Epicondilitis derecha:

«Me obligan a hacer algo que no quiero, no tengo ganas». «Es mi obligación pero no me gusta hacerlo».

Epicondilitis izquierda:

«Quiero hacer, obtener, lograr algo y me lo impiden».

Epitrocleítis:

«Me impido abrazar algo o a alguien». «Me impiden abrazar».

Codo:

«Alguien no me valora en el trabajo». «Alguien no valora mi trabajo». «No disfruto mi trabajo».

Todas estas descodificaciones son válidas para el omóplato, el húmero y la cabeza del húmero. En algunos casos, se trata de historias transgeneracionales y no propias, por lo que en caso de encontrar el verdadero motivo, hay que estudiar el árbol genealógico y buscar «yacentes».

La persona que sufre tendinitis siente o ha sentido un enojo reprimido. Son personas que se impiden hacer algo por miedo a una ruptura. El lugar del cuerpo afectado indica el área en la que se sitúa el miedo; si por ejemplo, es en una mano, la persona afectada debe observar qué se impide hacer con ella que pudiera ocasionar una ruptura de la cual se sentiría culpable.

¿Cómo libero esa emoción biológica?

El mensaje que recibes con esta tendinitis es que no creas que puedes permitirte hacer lo que quieres sólo cuando ello complazca a los demás o a alguien en especial. Es posible que tu temor a la ruptura sea sólo fruto de tu imaginación.

Es aconsejable que verifiques con la persona adecuada si lo que crees es cierto o no. Además, debes comunicarle a esta persona lo que quieres y decirle qué es lo que respondería a tus necesidades.

Tampoco olvides que si sientes tanto enojo hacia ti mismo es porque no escuchas tus verdaderas necesidades. El enojo parece provenir de una causa externa, pero cuando dedicamos tiempo a comprobarla vemos que la realidad es otra: uno termina por darse cuenta de que es hacia uno mismo.


Fuente: Diccionario de Biodescodificación de Joan Marc Vilanova

About Claudiam

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.