MINDFULNESS cura natural para insomnio y depresión

MEDITACIÓN: CURA NATURAL PARA INSOMNIO Y DEPRESIÓN

Los sentimientos de autoestima y felicidad fluctúan naturalmente a lo largo de nuestras vidas. El estado de ánimo y los problemas de salud mental siguen siendo un problema para una proporción significativa de la población mundial. Especialmente la depresión y el insomnio son dos trastornos que afectan a millones de personas de todas las edades. Se estima que en el futuro una de cada seis personas sufrirá un trastorno mental grave que justifica el diagnóstico y el tratamiento.

Los medicamentos no siempre son el único tratamiento o remedio para estos estados de angustia psicológica. Muchos casos nunca serán diagnosticados aunque estos mismos individuos tendrán dificultades en la vida diaria. Dada la magnitud y los efectos de la depresión y el insomnio, tanto en la vida personal como en el lugar de trabajo, es de suma importancia encontrar la forma de aliviar sus síntomas y efectos.

La meditación mindfulness ayuda a muchas personas que sufren de depresión e insomnio a combatir estos dos molestos “monstruos” que empeoran la calidad de nuestras vidas.

Los efectos físicos de la depresión y el insomnio

La depresión no sólo afecta a nuestros pensamientos y sentimientos. Los cambios físicos ocurren en nuestros cerebros y cuerpos cuando experimentamos esta condición de la mente, que a veces incluso puede llegar a ser paralizante. Con la ansiedad, nuestro ritmo cardíaco aumenta y esto pone estrés en nuestro corazón. Esto puede llevar a la hipertensión y a enfermedades cardíacas, pero no termina ahí. Nuestra respiración rápida y superficial puede tener un impacto negativo en los síntomas del asma.

También existe una relación entre la ansiedad y una tasa metabólica más lenta, pero el aumento de la acidez estomacal que conduce a problemas gastrointestinales, erosión del esmalte de los dientes, acidez estomacal, malestar estomacal y diarrea. Los efectos físicos de la depresión son igual de severos, pero afectan a diferentes partes de nuestro cuerpo. También cambia la estructura de nuestro cerebro: se ha descubierto que la contracción impacta en el hipocampo, tálamo, amígdala, lóbulo frontal y corteza prefrontal.

Estas áreas son importantes para el sueño y el control del estado de ánimo. La depresión también se ha relacionado con la reducción de oxígeno en nuestros cuerpos, un sistema inmunológico de menor rendimiento y la obesidad. El insomnio puede ser un trastorno secundario de la ansiedad y la depresión. Cuando nuestras mentes se vuelven completamente a los pensamientos diarios que nos angustian, dormir se convierte en una verdadera lucha. Despertar por la mañana ya cansado después de una noche de pesadilla es malo para nuestro cuerpo y nuestra mente.

¿Cómo funciona la meditación en una mente deprimida?

La meditación no es sólo para enseñarte a dejar ir los pensamientos. Se ha descubierto que la práctica proporciona todo tipo de beneficios y causa muchos cambios físicos beneficiosos en nuestros cuerpos y cerebros. Desde el aumento natural de nuestros niveles de serotonina y norepinefrina hasta la construcción de la materia gris del cerebro. Estos beneficios se combinan para combatir la ansiedad y la depresión sin necesidad de medicación. La meditación entrena nuestros cerebros para que se concentren y dejen ir los pensamientos, las emociones y las sensaciones físicas. Inicialmente, esto puede ayudarnos a poner distancia entre nosotros y los pensamientos ansiosos o depresivos. Nos enseña que no somos nuestros pensamientos y también nos da el espacio para experimentarlo.

A medida que continuamos practicando la meditación, ocurren otros cambios. La mayoría de los estudios encuentran que estos cambios ocurren después de unas 6-8 semanas de práctica. La conexión entre nuestra corteza prefrontal (la parte de nuestro cerebro que usamos para pensar en nosotros mismos) y la amígdala (de donde proviene nuestra respuesta de lucha o huida) está debilitada. Esto hace que produzcamos menos cortisol cuando aparecen pensamientos ansiosos y depresivos.

A medida que esta conexión se debilita, la corteza prefrontal lateral se fortalece. Esta es la parte de tu cerebro que es responsable de regular tus respuestas emocionales. No sólo esta parte de nuestro cerebro se vuelve más activa, sino que también forma una conexión más fuerte con la amígdala. Esto nos permite evaluar los pensamientos y sentimientos de una manera más racional en lugar de las respuestas instintivas de lucha/vuelo en las que trabajas. Además, la parte dorsomedial de la corteza prefrontal está más involucrada en la forma en que procesamos la información sobre nosotros mismos y los demás.

El resultado natural de esto es una mayor empatía y compasión para todos, incluidos nosotros mismos. Con la meditación de la mente aprendemos a dejar de lado todos esos pensamientos negativos que impregnan nuestras vidas y nos hacen no aceptar la realidad. Somos capaces de centrarnos en el presente y convertirnos en nuestros propios maestros de nuestras emociones y no al revés.

About Guide

Considero más valiente al que conquista sus deseos que al que conquista a sus enemigos, ya que la victoria más dura es la victoria sobre uno mismo. — Aristóteles

Deja un comentario